Colchones firmes

Colchones firmes, ¿son siempre la mejor opción?

Según el diccionario, firmeza es una “cualidad de lo que es estable o no se mueve”, una definición que no termina de encajar si nos referimos a la firmeza de los colchones. Coloquialmente, al hablar de colchones firmes mucha gente se refiere a modelos “duros”, pero esto no es exactamente así. Para para explicarlo con claridad, hay que adentrarse en las partes de un colchón.

Firmeza de los colchones

Características de los colchones firmes de Pikolin

La firmeza viene determinada por elementos objetivos como el núcleo y otros tan subjetivos como la percepción que tiene cada persona de un modelo concreto.

  • Cuando se dice que un colchón es de espuma, eso significa que su núcleo (la parte más importante) es de este material. Y se vende bajo ese nombre: colchones de espuma.
  • Las capas de acolchado también tienen su papel en el terreno de la firmeza. Son las responsables de la «primera acogida», que es la primera impresión que te llevas al probar un colchón. Hablamos de sensaciones como la de ‘hundirte’ más o menos sobre él.

La firmeza que selecciones debe garantizar que la columna vertebral está en una posición correcta y esto no tiene que pasar necesariamente en un colchón muy duro. El grado de firmeza que quieres en tu colchón, que en Pikolin hemos categorizado en baja, media, alta y muy alta, es uno de los principales factores de decisión de compra. De hecho, es la primera pregunta de nuestro configurador de colchones, que te ayudará a elegir un colchón firme que mejor se ajuste a tus necesidades.

  • Firmeza baja. Los colchones menos firmes están prácticamente en desuso. Modelos como este son únicamente para ocasiones puntuales.
  • Firmeza media. Está mucho más extendida. Son colchones que, dependiendo del modelo, exigen una inversión importante, pero te aportan todos sus beneficios durante 8-10 años. Puedes encontrar colchones Bultex o de espumaciones HR, que se adaptan a la curvatura natural del cuerpo para proporcionar la estabilidad que necesitas.
  • Firmeza alta. Dentro de este rango, hay un gran elenco de opciones, incluso los colchones inteligentes SmartPik. Colchones como el Ecore Bultex consiguen que el cuerpo de los que duermen sobre él encuentre la postura más adecuada para una relajación completa de la musculatura.
  • Firmeza muy alta. El colchón Regium es el modelo con la firmeza más alta de Pikolin. Que su firmeza sea “muy alta” no significa renunciar a un alto grado de confort. Para eso están los acolchados de Viscofoam que, entre otras cosas, reducen la presión sanguínea y dispersan el calor mientras duermes.

 

¿Por qué dicen que los colchones firmes son mejores?

Esta es una cuestión con ciertos tintes históricos. Tal y como explica la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), “existe una creencia muy arraigada de asociar que un buen colchón tiene que ser duro”. Pero se trata, como vamos a ir explicando, de una afirmación que carece de base científica.

Tal y como revelan en el vídeo de El País acerca de la firmeza de un colchón, el hecho de asumir que el colchón más duro es el mejor viene más por un concepto histórico que científico: hace mucho tiempo, cuando no existían las bases que hay ahora, los médicos recomendaban usar colchones muy duros para que las bases sobre las que se apoyaban (conocidas popularmente como malla inglesa) no se deformaran en exceso.

Tras muchos años de investigaciones y desarrollos tecnológicos, este problema (el de las bases que se deforman) ya no existe, pero el uso incorrecto del lenguaje ha extendido todavía durante más tiempo esta recomendación de utilizar el colchón más duro posible. Pero no lo olvides: ningún estudio demuestra que un colchón sea mejor que otro, ni tan siquiera si hablamos de firmeza.

Es más, sí que existen datos científicos que aseguran que un colchón de firmeza 5,6 (dentro de una escala de 1 a 10, siendo el 1 lo más duro posible y el 10 lo más blando) es la mejor opción para la gran mayoría de los usuarios.

Encuentra colchones firmes a tu medida

Los colchones firmes, por lo tanto, no tienen que ser los más duros. Es más, la firmeza no debería eclipsar otras características importantes en la elección de un colchón como, por ejemplo, su tamaño. Que tenga el tamaño suficiente para moverte con libertad mientras duermes también es importante.

Para encontrar el colchón firme que necesitas cada noche, lo que deberías hacer es ir a probarlo a una tienda de colchones especializada. Los mismos estudios a los que hemos hecho referencia dicen que un colchón de firmeza intermedia es una gran opción y aseguran que la percepción de quien lo va a comprar es fundamental. De forma que para elegir el adecuado, una buena estrategia es pasar un minuto en el colchón más duro de la tienda y otro minuto en el más blando. Una vez que lo has hecho, ya tienes las sensaciones necesarias para buscar la firmeza más cómoda para ti o para las dos personas que comparten el colchón.

Tres claves para ayudarte durante la selección de colchones firmes:

  • El colchón elegido tiene que mantenerse recto, pero a la vez no deformarse en exceso.
  • Debe ser mullido para adaptase a la forma del cuerpo y, sobre todo, de la columna.
  • Si todavía crees que el colchón más duro va a ser el mejor, recuerda que si durmieras sobre una tabla tampoco obtendrías un soporte adaptado al cuerpo. Es más, la columna no se apoyaría en la tabla.

Para elegir la firmeza que quieres puedes contar con la ayuda de los especialistas en descanso de estas tiendas, donde te recomendarán el mejor colchón Pikolin para tus necesidades, teniendo siempre en cuenta tus gustos. ¡Lo importante siempre será que duermas bien!